Sardinas marinadas

Fresquísimas sardinas hechas con jugo de cítricos, riquísimas para tomar solas, en pintxos o en tostas. Ideales como aperitivo acompañadas de una cerveza.

Receta de sardinas marinadas

Ingredientes para preparar sardinas marinadas

  • 500 gr. de sardinas frescas
  • 150 ml. de vinagre
  • 1 limón
  • 1 naranja
  • 1 puñado de cilantro picado
  • 1 guindilla fresca
  • 1 diente de ajo
  • Aceite de oliva

¿Cómo preparar sardinas marinadas?

  • Elegimos unas sardinas medianitas, que no sean grandes, que nos quedarán más monas para tomarlas de aperitivo solas o en pintxos.
  • Las limpiamos, quitándoles las escamas con un cuchillito, raspando con el filo desde la cola a la cabeza. Luego quitamos las cabezas y las tripas y les sacamos las raspas, dejando solo los dos lomos unidos por la colita, como cuando hacemos boquerones en vinagre.
  • Lavamos muy bien esos filetes, para que desangren al máximo y ponemos las sardinas marinadas en un bol con la guindilla hecha trozos, el ajo picadito, un puñado de cilantro picado y el vinagre.
  • Exprimimos el zumo de la naranja y del limón, lo añadimos al cuenco de las sardinas marinadas y llevamos al frigorífico, tapadito el bol con un film trasparente, donde reposará entre dos horas y media y tres horitas.
  • Trascurrido ese tiempo, sacamos las sardinas marinadas, las escurrimos y las pasamos a una fuentecita, donde dispondremos los filetes de pescado y los cubriremos con aceite de oliva virgen.
  • A la hora de servir las sardinas marinadas, sacamos las que vayamos a consumir, las ponemos en un plato o sobre una tosta y las salpimentamos según nos guste. ¡Listas!
  • Guardamos el resto de las sardinas en el marinado para que aguanten durante varios días más.
  • Foto orientativa: Spanish Recipes
Nota del autor:

Si queréis estar tranquilos, podéis congelar las sardinas una vez lavadas durante un par de días, para evitar cualquier tipo de problema. Basta con descongelarlas lentamente para poder marinarlas luego.